21 August, 2017

San Valentín China: La fiesta Qixi

La fiesta Qixi, literalmente ‘La Noche de los Sietes’ 七夕 es una fiesta que en los últimos años se ha convertido entre los jóvenes en el segundo Día de San Valentín. Originalmente, la fiesta se celebraba en China el séptimo día del séptimo mes del calendario lunar chino. En Japón también se celebra esta fiesta derivada de la tradición china con el nombre de Tanabata ( 七夕). En ese día, se conmemora el encuentro entre dos famosas estrellas, Vega y Altair, protagonistas de una de las historias de amor más famosas de toda Asia.

La leyenda de Qixi

Esta romántica leyenda se remonta a hace más de 2.600 años y narra la historia de amor entre un humilde pastor y una tejedora hija de dioses. La madre de la hija, Wangmu, la reina de los cielos, al descubrir el matrimonio de su hija con un mortal, los castigó desterrándolos a los lados opuestos de un ancho río, separando a los dos amantes para siempre, y formando así la Vía Láctea, que separa las estrellas Vega y Altair. Solo pueden encontrarse una única noche al año, cuando todas las urracas del mundo se compadecen de ellos y forman un puente. Durante la fiesta de Qixi, estas aves vuelan en bandada formando un puente para que los amantes puedan reunirse.

El nombre en chino para la estrella Altair es niú láng 牛郎 (pastor de vacas) y para Vega es Zhinü 织女 (tejedora)
El nombre en chino para la estrella Altair es niú láng 牛郎 (pastor de vacas) y el de Vega Zhinü 织女 (tejedora).

Hoy en día, el festival de Qixi se considera el segundo día de los enamorados en las ciudades de China. La fiesta se celebra de un modo muy parecido al Día de San Valentín en occidente. Flores, chocolates, postales románticas, frutas decoradas, cenas románticas… es una buena oportunidad para hacer un regalo a la pareja y demostrarle su amor. En las zonas rurales, todavía se mantienen algunas actividades tradicionales, como tejer, preparar determinados tipos de comida o acudir a templos para pedir a los dioses que cuiden de las personas que aman o de sus enamorados. Y por supuesto, de noche, buscar las estrellas Vega y Altair en el cielo, y contemplar como la Vía Láctea se atenúa durante toda la noche para permitir el encuentro de los enamorados.

Compartir en: