21 August, 2017

Reiki a animales y plantas, ¿es posible?

La respuesta es sencilla: sí. Sí, cualquier tipo de ser vivo se puede beneficiar de este tipo de energía. Ya conocemos los beneficios de la aplicación de reiki en seres humanos a nivel físico, mental y espiritual. En realidad, cualquier practicante puede dar aplicar reiki a cualquier objeto animado o no animado, desde al agua hasta a las paredes de una casa, desde animales hasta objetos de valor, máquinas y minerales. La imposición de mano sobre una mascota puede ser bien recibida, todo dependerá de las necesidades de la misma. ¿Cómo podemos ayudar a nuestras plantas y animales con reiki?

Reiki para animales: perros, gatos y otras mascotas

Los animales se caracterizan por asimilar la energía reiki y acceder a un estado de bienestar más fácilmente. No bombardean su estado emocional con juicios y pensamientos densos como solemos hacer los humanos. Y, si lo hacen, se olvidan de ellos en cuanto no los necesitan; por lo tanto, los resultados después de una sesión de reiki para animales se suelen manifestar antes y más rápido. Todos los animales pueden recibir reiki, y son ellos los que te indicarán dónde y cuánto tiempo. Si realmente lo necesitan, se quedaran dormidos y tranquilos, si no, saldrán rápido de entre tus manos. Es aconsejable tratarles intuitivamente.

Una sesión de reiki en animales varía bastante según el tamaño y su peso (no es lo mismo aplicar reiki a un perro que a un hámster). Otra posibilidad, para aquellos practicantes que se han iniciado en el nivel 2 de alguna de las escuelas de reiki, es enviar reiki a animales que no se encuentren físicamente a su lado, o que son demasiado agresivos para acercarse a su lado. Algunas mascotas también presentan agresividad hacia sus cuidadores. En estos casos, es necesario empezar dándoles sesiones a distancia, a unos 2 metros del animal.

Cuando se realice una sesión de reiki por ejemplo, a un perro, es importante que los dueños trabajen también con ellos mismos antes. Un vínculo sano y lleno de bienestar entre animales y dueño es necesario para el bienestar de la mascota, que a veces es un espejo de lo que le ocurre al cuidador y su ambiente.
Cuando se realice una sesión de reiki por ejemplo, a un perro, es importante que los dueños trabajen también con ellos mismos antes. Un vínculo sano y lleno de bienestar entre animal y dueño es necesario para el bienestar de la mascota, que a veces es un espejo de lo que le ocurre al cuidador y su ambiente.

Los animales tienen sentimientos y emociones como nosotros, por lo que el ambiente donde viven puede desestabilizarles, expresando sus desequilibrios con tristeza, problemas de agresividad, pérdida de apetito, y en caso extremo con enfermedades. Los beneficios del reiki en estos casos son inmediatos. Una sesión a tus mascotas puede durar entre 5 y 30 minutos, y la mayoría optará por salir de tus manos cuando se sientan satisfechos, por lo que es muy importante no forzarles a continuar a tu lado. Se puede aplicar directamente colocando las manos sobre el lugar donde manifiesten un síntoma de dolor o debilidad. El reiki les ayudará a fortalecer su sistema inmunológico y recuperar su estado de bienestar. Es muy útil para ayudar a superar traumas de abandono y abusos, así como problemas de conducta.

Reiki a plantas

Cómo hemos explicado antes, el reiki es un sistema sencillo y natural, sin ningún tipo de contraindicaciones. El reiki trabaja con energía ki. La energía ki se encuentra en movimiento dentro del cuerpo de cualquier ser vivo, y según el reiki, todo lo que nos rodea es una manifestación de este ki, así que ¡el reino vegetal no iba a ser menos!

Al igual que los animales, las plantas se (re)conectan con la energía ki con mucha más facilidad que los humanos, por lo que los resultados de aplicar energía reiki a estos seres vivos se manifiestan con más rapidez. Para las plantas pequeñas del hogar, es muy útil, pues ayuda que crezcan con fortaleza y resistan mejor a los parásitos. En las flores, ayuda a que no se sequen yreiki a plantas sigan carnosas. Puedes preguntar mentalmente a tus plantas que es lo que necesitan, abriendo tu intuición a cualquier tipo de señal que recibas. Tómatelo como un ejercicio de meditación.

Existen varias formas de tratar las plantas: en los árboles grandes, podemos colocar nuestras manos y dar reiki sobre el tronco o la tierra que cubre las raíces menos profundas. Para las plantas en macetas, podemos dar reiki colocando las manos envolviendo las hojas y el tallo o cogiendo la maceta entre las manos. Para las flores o plantas en un florero, aplicar reiki sobre el agua del florero o alrededor de las flores. Por último, en el caso de semillas, se puede aplicar antes de sembrarlas o durante su germinación. Una opción muy útil es energetizar anteriormente el agua para regar. Basta con sujetar entre las manos la botella o regadera y aplicar energía reiki durante unos 15 minutos.

Consejos a tener en cuenta

Ya que los animales no disponen de voz ni las plantas de movimiento para manifestar sus deseos inmediatos, es necesario tener presente una especie de código de conducta o consejos para todos aquellos practicantes. Algunos de los consejos que os damos son:

  • Escucha a tu corazón. Trabajar contigo mismo y recuperar tu propio bienestar antes de dedicarte a los demás es básico.
  • Pide permiso al animal antes de comenzar la sesión de reiki. Respeta su decisión de querer o no recibirla. Para saber la respuesta, utiliza tu intuición, escucha y observa el lenguaje corporal del animal.
  • No bases la sesión en las expectativas que tengas. Confía en ti mismo y en que pase lo que pase, ocurrirá lo que el animal haya decidido. No consiste en diagnosticar, para eso ya están los médicos y veterinarios. Tú eres un acompañante en su viaje, y estas ahí para aprender también.
Otras técnicas que pueden ser de utilidad a plantas, animales y sus dueños son el tratamiento con flores de Bach, la homeopatía o la acupuntura.
Otras técnicas que pueden ser de utilidad en plantas, animales y sus dueños son el tratamiento con flores de Bach, la homeopatía o la acupuntura.

Compartir en: